I don't know

Casi todas las empresas necesitan en algún momento servicios de traducción, ya sea para realizar una traducción puntual de algún documento o bien de forma habitual para poder comercializar sus productos en diferentes mercados internacionales. A la hora de buscar un proveedor, no es fácil acertar, ya que existen alrededor de 30.000 empresas de traducción en el mundo. En este post damos algunas pautas para elegir al proveedor más adecuado.

1. Especialización
Siempre es preferible optar por una empresa especializada en servicios de traducción antes que una empresa que ofrece estos servicios entre muchos otros o de forma complementaria a su actividad principal. Una empresa cuya actividad principal es la enseñanza, posiblemente no disponga de todos los recursos necesarios que le permitan ofrecer un servicio de traducción con garantía de calidad, hacer frente a posibles complicaciones técnicas o cumplir unos plazos de entrega ajustados.

2. Calidad
Es habitual que todas las empresas destaquen su compromiso con la calidad, pero la mayoría no explica si dispone de un sistema de calidad y en qué consiste. La norma europea EN 15038 es una norma específica del sector que establece los requisitos que debe cumplir un proveedor de servicios de traducción. Así, los traductores deben ser nativos del idioma al que traducen y además deben contar con un título universitario y acreditar una experiencia mínima de 5 años. Por su parte, la empresa debe seguir unos procedimientos documentados en todas las fases del proceso de traducción, incluidos los controles pertinentes. Si una empresa dispone de un sistema de calidad conforme a esta norma proporcionará un servicio con una calidad garantizada.

3. Recursos
Los recursos más importantes de cualquier empresa son las personas. En el caso de una empresa de traducción son los traductores y los gestores de proyectos. Pero para dar un servicio ágil y de calidad también son necesarios los recursos técnicos. Hoy en día, el proceso de traducción se apoya en software específico que incluye memorias de traducción y bases de datos de terminología. Estas herramientas son decisivas para garantizar el uso consistente de la terminología de cada cliente y para aumentar la productividad.

4. Gestión de proyectos
Como la gestión es uno de los mayores factores de costes de una empresa de traducción, están empezando a proliferar en Internet las plataformas que, de forma automática y aleatoria, asignan el trabajo a uno o varios traductores que se encuentren disponibles en ese momento. Sin embargo, un gestor de proyectos es más que un simple intermediario entre el cliente y el traductor, ya que coordina y supervisa todo el proyecto. Escucha y asesora al cliente de acuerdo a sus necesidades, programa las tareas según los plazos acordados, selecciona al traductor que mejor se adapte a cada proyecto, proporcionándole toda la información necesaria y resolviendo sus dudas y por supuesto, está siempre disponible para atender dudas, dificultades o imprevistos planteados por el cliente. Por eso el gestor de proyectos es una pieza clave e imprescindible para proporcionar una atención personalizada.

5. Atención al cliente
La calidad del servicio también es un factor importante. Si una empresa tarda varios días en enviar un presupuesto, si el presupuesto no especifica bien las condiciones o si la persona que atiende al teléfono no está capacitada para informar de manera adecuada, parece probable que en caso de encargar una traducción a ese proveedor, el resultado sea de dudosa calidad o que no se ciña a los plazos requeridos. Y eso sin mencionar cómo gestionarían una posible queja.

6. Referencias
Casi todas las empresas ponen en su página web logotipos o testimonios de clientes satisfechos. Esta información puede dar pistas sobre el tipo de clientes que tiene la empresa en cuestión. Una empresa que presta sus servicios a grandes empresas, grupos multinacionales o marcas de prestigio, seguramente se ha ganado la confianza de estos clientes con su capacidad y solvencia.

7. Tarifas
Puesto que los servicios de traducción suelen facturarse por palabras, muchos compradores tienden a comparar únicamente las tarifas por palabra. Cada vez que necesitan una traducción, piden varias ofertas para elegir la más económica. En realidad, esta no es una buena estrategia, ya que los mayores ahorros no se consiguen con una tarifa unitaria baja, sino con un uso adecuado de la tecnología en los procesos de traducción. Los programas de traducción permiten una mayor productividad y al mismo tiempo mejoran la calidad gracias al control de la terminología. El precio de una traducción se establece de acuerdo con el recuento y el análisis de los documentos, teniendo en cuenta las repeticiones y las coincidencias con textos anteriormente traducidos.

Resumen
Cuando se trata de elegir una empresa de traducción, es preferible buscar una empresa especializada en este tipo de servicios con buenas referencias, que cuente con gestores de proyectos para una mejor atención al cliente y que disponga de los recursos técnicos adecuados (memorias de traducción, gestión de terminología) así como de un sistema de calidad acorde a la norma EN 15038. La tarifa por palabra no siempre refleja el coste real. Hay que fijarse bien en las prestaciones que incluye la tarifa y a los posibles costes adicionales.

EURO:TEXT es una empresa de traducción con certificado de calidad EN 15038 que le asesora sin ningún compromiso en cualquier proyecto de traducción.
En el siguiente enlace puede pedir su presupuesto personalizado con un descuento del 10% para nuevos clientes: http://www.euro-text.com/index.php?sc=6

Anuncios