¿Por qué traducir su página web?
Hoy en día, la página web es una parte esencial en la comunicación de una empresa y sirve de apoyo para cualquier acción comercial, desde la visita a una feria hasta una campaña de comunicación.
Una página web multilíngüe hace que su empresa sea visible para clientes y usuarios de sus mercados objetivo a nivel internacional. La página web presenta información sobre sus productos de manera eficaz y poco costosa, facilitando además a potenciales clientes el contacto directo con su empresa. Y al contrario de lo que se podría pensar, la traducción de la página web ayuda a reducir costes, ya que al ofrecer la información de forma directa se reduce el proceso de atención telefónica para atender las consultas de los clientes, con el consiguiente ahorro de tiempo y dinero.

¿Qué idiomas tienen mayor relevancia en Internet?
Si piensa traducir su página web, la elección de los idiomas dependerá, naturalmente, de los mercados en los que ya está presente o que le gustaría conquistar.
Para una mejor orientación, conviene conocer el ranking de idiomas con mayor relevancia en Internet*: actualmente, el idioma con mayor presencia en la red es, sin duda, el inglés, utilizado por el 26,8% de los usuarios, seguido muy de cerca por el chino (con un 24,2% de usuarios), cuyo porcentaje de usuarios irá creciendo a medida que el acceso a Internet en el país oriental se vaya ampliando. Las siguientes posiciones las ocupan el español (7,8%), el japonés (4,7%), el portugués (3,9%), el alemán (3,6%) y el árabe (3,3%). El francés y el ruso cuentan cada uno con un 3% de usuarios y el coreano es utilizado por un 2% de los internautas.
*Datos de Internetworldstatistics del año 2010.

¿Cuánto cuesta una traducción?
España es el país europeo con los precios de traducción más bajos. Eso no quiere decir que la calidad del trabajo sea inferior, más bien tiene que ver con el escaso reconocimiento que reciben en nuestro país los profesionales de la traducción.
Generalmente las traducciones suelen cotizarse por palabras o por líneas. El precio varía en función de la combinación de idiomas, la dificultad del texto, el formato del documento o el plazo de entrega requerido.
Una traducción general del español al inglés puede costar alrededor de unos 0,10 – 0,15 € por palabra (IVA no incluido). En el caso de idiomas como el árabe o el chino, el precio puede ser de unos 0,20 – 0,25 € por palabra. Eso significa que una traducción profesional al inglés de una página web que contenga unas 2.000 palabras le puede costar alrededor de unos 250-300 euros. ¿Merece la pena arriesgar la imagen de su empresa por esta cantidad? Por otro lado, si ya dispone de una página web, el hecho de traducirla a otro idioma le supone un gasto mínimo en comparación con los beneficios que le puede reportar el acceso a un nuevo mercado.

¿Cómo ahorrar en los costes de traducción?
Si quiere ahorrar en los costes de traducción es aconsejable cuidar la redacción y organización de los contenidos, facilitar los textos en un formato editable y evitar modificaciones “sobre la marcha”.
Es importante pedir un presupuesto detallado para un mayor control de los costes. Tal vez le interese verificar si la empresa usa memorias de traducción, ya que esto garantiza el uso consistente de la terminología particular de su empresa y le permitirá reducir el coste de futuras actualizaciones gracias a la reutilización de contenidos ya traducidos. Si suele actualizar el contenido de la página web con mucha frecuencia, le interesará solicitar una oferta integral que le permita cubrir estas necesidades a un coste más reducido.
En definitiva, es importante elegir con acierto a su proveedor de servicios de traducción y asegurarse de que cumpla una serie de requisitos que le den ciertas garantías. Piense en las pérdidas generadas por una mala traducción que transmita una mala imagen de su empresa. Pedir varios presupuestos y elegir simplemente el más barato no suele ser una buena estrategia.

¿A quién encargo la traducción?
En Internet podrá encontrar un gran número de traductores automáticos gratuitos. Son herramientas relativamente útiles para momentos puntuales en los que necesita entender algún dato concreto, pero en ningún caso aconsejables para traducir su página web o la presentación de sus productos. Estos traductores automáticos son, al fin y al cabo, máquinas que no tienen en cuenta factores imprescindibles para presentar con éxito su empresa como a qué personas va destinada su página web o la cultura del país o del tipo de público al que pretende llegar.
Una traducción automática puede confundir al posible cliente y lo que es peor, proyectar una pésima imagen de su empresa y demostrar su desconocimiento sobre el mercado objetivo. Sirva de ejemplo la traducción de la sugerencia “Sácale jugo a tu visita”, publicada en un portal turístico hace unos días. La traducción (automática) en alemán dice algo como “Exprime el mejor zumo de tu visita”. En alemán, la frase ni se entiende ni tiene gracia y además, el tuteo en este caso no es adecuado, ya que este trato queda reservado para la familia y los amigos.
Como sucede con la elaboración de un buen menú o la redacción de un contrato, la traducción de una página web requiere conocimientos específicos y debe encomendarse siempre a un profesional. Las empresas de traducción cuentan con traductores profesionales nativos, realizan un control de calidad y utilizan herramientas informáticas que agilizan el proceso de traducción. Estas empresas gestionan la traducción y localización de su página web en diferentes idiomas en un plazo reducido. Algunas disponen además de sistemas de calidad que garantizan un buen servicio y una alta calidad de las traducciones.

Resumen:
La traducción de su página web es una inversión rentable que le abre las puertas a nuevos mercados y le proporciona una valiosa vía de comunicación con los consumidores, actuales o futuros, de sus productos. Elegir acertadamente a su proveedor de servicios de traducción no solo puede evitarle costes adicionales provocados por una mala traducción, sino que le permitiría un ahorro considerable a medio y largo plazo gracias a la reutilización de traducciones ya existentes.
EURO:TEXT es una empresa de traducción con certificado de calidad EN 15038 que le asesora sin ningún compromiso en cualquier proyecto de traducción. En EURO:TEXT le aconsejamos sobre todos los aspectos relacionados con la traducción de su página web o de cualquier otro proyecto que quiera desarrollar.
Aquí puede pedir su presupuesto personalizado con un descuento especial del 10% para nuevos clientes.

Anuncios